Category Archives: Sin categoría

Mindfulness at school

meditacion

Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con las tareas de casa

Esta mañana he ido de paseo y al supermercado con los niños (ya tienen 15 meses, están para comérselos, ¡de verdad!). En la cola, se me ponen a hablar un par de señoras, y las dos concluyen lo mismo: “hi ha que veure, lo que ajuden ara els homens a les seues dones amb els fills” (“hay que ver lo que ayudan ahora los hombres a sus mujeres con los hijos”). Ésta es una de esas situaciones que me encantan para poder provocar un poco y sacar mi lado más feminista. Pero hoy se hacía tarde para comer y me he limitado a sonreír, agradecer y seguir a casa.

niños

¿Que qué le habría dicho a estas señoras? Probablemente, como en otras ocasiones, les habría respondido con un “disculpe señora, pero no, ni ayudo ni pienso ayudar a mi mujer con los hijos”. Y pasaría a explicarle cuál es mi punto de vista al respecto.

Antes de tener hijos yo nunca he sido de esas parejas o maridos que ayudan a su mujer con las tareas de casa. Pero es que mi mujer tampoco me ha ayudado nunca. Y cuando llegaron los hijos las cosas siguieron más o menos igual: ni le he ayudado con la casa ni ahora con los hijos. Habrá alguno que aún no haya pillado de qué va la cosa y esté pensando maravillas sobre mí y apiadándose de mi mujer (¡pobrecita, menudo le ha tocado!). No, yo no ayudo a mi mujer con los niños porque no puedo ayudar a alguien con algo que es mi entera responsabilidad.

Los hijos, al igual que las tareas domésticas, no son el patrimonio de nadie: ni pertenecen a la mujer ni pertenecen al hombre. Son responsabilidad de ambos. Por este motivo me llega a ofender cuando, de modo muy bienintencionado (soy consciente) me halagan con “lo mucho que ayudo a mi mujer”. Como si no fueran mis hijos o no fuera mi responsabilidad. Hago, con mucho esfuerzo y mucho gusto ni más ni menos que aquello que me corresponde. Al igual que mi mujer. Y por mucho que me esfuerce nunca podré llegar a hacer tanto y tan bien como hace ella.

Seguir leyendo

Sant Joan de Déu hospital transforms resonance into a space adventure

11391181_401495053376000_3357020687454833933_n

The decoration of the ward has been reduced by 18% the use of anesthesia because patients collaborate more. – The new decor transforms the resonance area of Sant Joan de Déu in a space adventure.

Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat has decorated the area like a spaceship to offer a more welcoming to children who undergo tests such as MRI or CT environment.

The initiative is a collaboration between the pediatric hospital and HP company, which has been commissioned to print the new decor of the rooms of radiology.

11037023_401495036709335_6569808570671049195_n

 

The walls and furniture are lined with images that recreate the daily life of an astronaut and the radiology roof is a dark blue sky with stars and planets and the machine is decorated like a spaceship.

The Chief of imaging of Sant Joan de Déu, Maria Teresa Maristany, explained that “radiology rooms impose much to children, entering anxious and uncooperative, and often must resort to sedation tests perform well. ”

According Maristany, with the new space decorating “Children are fascinated, collaborate more, have no fear and this has resulted in a 18% decrease in the use of anesthesia and a reduction of repeat tests.”

In the Hospital of Sant Joan de Déu are performed each year 6,000 5,000 MRIs and CT in children and adolescents.

Writing Strategies for Students With ADHD

Too often, students with ADHD (attention deficit hyperactivity disorder) get labeled as “problem students.” They often get shuffled into special education programs even if they show no signs of developmental disability. Though these students’ brains do work differently, studies prove that it doesn’t preclude them from being highly intelligent. That means teachers should pay special attention to help students with ADHD discover their potential and deal with the challenges they face in their learning process.

As essay writing is both the most common and the most complicated assignment for students, writing instruction for students with ADHD requires special efforts. Each step of writing process may present certain difficulties for these young people. Here are some practical solutions for teachers to encourage, motivate, and focus their students on writing process.

Seguir leyendo

La envidia y el síndrome de Solomon

1368793042_628150_1368797428_noticia_normal

En 1951, el reconocido psicólogo estadounidense Solomon Asch fue a un instituto para realizar una prueba de visión. Al menos eso es lo que les dijo a los 123 jóvenes voluntarios que participaron –sin saberlo– en un experimento sobre la conducta humana en un entorno social. El experimento era muy simple. En una clase de un colegio se juntó a un grupo de siete alumnos, los cuales estaban compinchados con Asch. Mientras, un octavo estudiante entraba en la sala creyendo que el resto de chavales participaban en la misma prueba de visión que él.

Haciéndose pasar por oculista, Asch les mostraba tres líneas verticales de diferentes longitudes, dibujadas junto a una cuarta línea. De izquierda a derecha, la primera y la cuarta medían exactamente lo mismo. Entonces Asch les pedía que dijesen en voz alta cuál de entre las tres líneas verticales era igual a la otra dibujada justo al lado. Y lo organizaba de tal manera que el alumno que hacía de cobaya del experimento siempre respondiera en último lugar, habiendo escuchado la opinión del resto de compañeros.

La conformidad es el proceso por medio del cual los miembros de un grupo social cambian sus pensamientos, decisiones y comportamientos para encajar con la opinión de la mayoría”

(Solomon Asch)

La respuesta era tan obvia y sencilla que apenas había lugar para el error. Sin embargo, los siete estudiantes compinchados con Asch respondían uno a uno la misma respuesta incorrecta. Para disimular un poco, se ponían de acuerdo para que uno o dos dieran otra contestación, también errónea. Este ejercicio se repitió 18 veces por cada uno de los 123 voluntarios que participaron en el experimento. A todos ellos se les hizo comparar las mismas cuatro líneas verticales, puestas en distinto orden.

Cabe señalar que solo un 25% de los participantes mantuvo su criterio todas las veces que les pre­­guntaron; el resto se dejó influir y arrastrar al menos en una ocasión por la visión de los demás. Tanto es así, que los alumnos cobayas respondieron incorrectamente más de un tercio de las veces para no ir en contra de la mayoría. Una vez finalizado el experimento, los 123 alumnos voluntarios reconocieron que “distinguían perfectamente qué línea era la correcta, pero que no lo habían dicho en voz alta por miedo a equivocarse, al ridículo o a ser el elemento discordante del grupo”.

A día de hoy, este estudio sigue fascinando a las nuevas generaciones de investigadores de la conducta humana. La conclusión es unánime: estamos mucho más condicionados de lo que creemos. Para muchos, la presión de la sociedad sigue siendo un obstáculo insalvable. El propio Asch se sorprendió al ver lo mucho que se equivocaba al afirmar que los seres humanos somos libres para decidir nuestro propio camino en la vida.

Leer más: elPaís.com

Moms dictionary

momster

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies